Impulsada a través de campañas de crowdfounding y con 8 nominaciones a los Emmy creativos, se despide por todo lo alto.


La serie, que acaba de estrenar su cuarta y última temporada en Netflix, nacía en Youtube y con solo 2 episodios. Gracias a la buena aceptación que estos tuvieron, les permitió lanzar una campaña de crowdfounding.

La historia escrita y dirigida por Kit Williamson y producida por Williamson y John Halbach, no ha ido nada mal cuando con tres temporadas de éxito acaba de estrenar su cuarta a principios de este mes, y además formando parte del catálogo internacional de la plataforma de streaming Netflix.

El éxito de esta serie es merecido, puesto que cuenta con unos magníficos guiones que nos permiten introducirnos en la mente de cada personaje, además de una perfecta dirección fotográfica.

“EastSiders”, narra la historia de amor y desamor de Cal (Kit Williamson) y Thom (Van Hansis), una pareja gay que cada uno busca su propio camino en un mundo lleno de reglas preestablecidas. Por que el amor, como la vida, no tiene que ser perfecto o cuadriculado. Tendría que ser lo que nosotros queramos que sea, y lo que a nosotros nos guste. Y eso es lo le pasa a la relación de los dos protagonistas, que siguen sus reglas y se reinventan cada poco. No pretenden ser perfectos, simplemente ser felices.

Si algo caracteriza a esta serie, es que rompe con los estereotipos de historias gay. Se sumerge de lleno en una relación con problemas que no entienden de orientación ni de identidad sexual. Es una serie con personajes LGTBIQ+ y heterosexuales que comparten los mismos problemas. Son historias cotidianas llenas de reflexiones que no imponen un pensamiento, si no que invitan a abrir la mente y que cada cree su estilo de vida como quiera.


Se puede observar la evolución de la serie a través de sus capítulos


La primera temporada, es una webserie, en la que se pueden observar los recursos limitados con los que se contaba, pero que se solventaban con los perfectos guiones.
En la segunda, se puede observar el incremento del presupuesto, amplía aun más la temática, pero sin perder la esencia del guion; y, por otra parte, la tercera temporada, podemos observar la explosión de creatividad de Kit Williamson. Podemos ver que Williamson es capaz de cualquier cosa, se trata de una temporada íntima, reflexiva y que exprime al máximo los personajes, dándole un nuevo un nuevo enfoque a la narración.

La última temporada, tras el road-trip que realizaron en la tercera temporada, esta nos enseña a la pareja afincada en Los Ángeles triunfando en el mundo de la fotografía y la literatura. Todos los protagonistas se preguntarán si las decisiones que tomaron en el pasado han sido las acertadas.

Combina drama y comedia, abordando un montón de temas. Se trata de una serie que merece la pena ver, y que llega a su final, después de 7 años de producción.
Impulsada por Williamson, lo que al principio era una webserie de Youtube, rápidamente ganó tanta popularidad que la cadena Logo TV se fijó en ella.
Más tarde, Netflix le enseñó al resto del mundo la fama que esta serie estaba consiguiendo en el país del Tio Sam.

En todo este tiempo, ha ganado dos premios Indie Series a Mejor Drama y ha recibido 8 nominaciones en los Daytime Creative Arts Emmy Awards.